¿Por qué nos ponemos nerviosos ante los exámenes?

A todo el mundo le ha pasado: fallar preguntas de examen relativamente sencillas, no se sabe muy bien por qué motivo.

Conocimientos que creíamos tener bien aprendidos se rebelan contra nosotros en el momento más inoportuno, aparecen preguntas que parecen haberse transformado desde la última vez que anotamos la respuesta y, en general, nos quedamos con la sensación de que en el momento de entregar la hoja con las respuestas somos menos inteligentes que unas horas antes. Todo esto parece producto de la magia, una especie de fuerza invisible que intenta conducirnos hacia el fracaso. Esa fuerza invisible se llama estrés.

Varios estudios señalan que los niveles altos de estrés en momentos de ejercer tareas cognitivamente demandantes hacen que fallemos más de la cuenta , contrarrestando el efecto positivo que tiene sobre nuestro desempeño la práctica y el estudio previo. Eso significa que la aparición de “picos” de estrés en los momentos decisivos nos perjudica en los momentos más decisivos, algo preocupante si tenemos en cuenta que es muy frecuente sufrir nervios y ansiedad a la hora de ejecutar pruebas.

¿Qué papel juega el estrés?

El estrés es una reacción en cascada de nuestras hormonas y nuestro sistema nervioso que puede ser de utilidad en algunos contextos. Su aparición nos pone en estado de alerta y potencia la tensión muscular, acelera el pulso y ocasiona una reacción en cadena hormonal a partir de la liberación de cortisol y adrenalina.

Todo esto es muy útil en los momentos en los que necesitamos dar una respuesta física rápida, como la huida o la lucha, capacidades que probablemente han sido muy importantes en nuestro linaje durante cientos de miles de años. Sin embargo, el estrés no es tan útil cuando los problemas que se deben resolver están más relacionados con la inteligencia, el rendimiento intelectual. De hecho, puede resultar contraproducente si se da en niveles demasiado altos.

¿Cómo aparece el estrés en los exámenes?

Se cree que en la aparición del estrés durante los exámenes y otras pruebas actúan don procesos.

Por un lado, a medida que se acerca el momento en el que tendrá lugar la prueba pueden iniciarse pautas de comportamiento que potencian la aparición de estrés, como la procastinación, los estudios largos en el último momento o incluso patrones repetitivos como morderse las uñas, estirarse mechones de pelo, etc.

Por otro lado, en el momento de realizar la prueba el estrés puede agudizarse mediante una pescadilla que se muerde la cola: pensar en el fracaso produce más incomodidad y estado de alerta , lo cual hace que la atención se centre en la anticipación de un resultado negativo y no en la tarea en concreto que hay que realizar.

A esto hay que añadirle otro aspecto más: la repercusión de sacar uno u otro resultado en un examen. En muchas universidades es frecuente hacer cada vez menos exámenes, haciendo que sacar buena nota en ellos sea muy importante. Podría pensarse que la presencia de un incentivo mayor (tener una nota final asegurada con un sólo examen) o de un castigo más severo (suspender un examen supone un duro golpe y quedará reflejado en las calificaciones globales) pueden servir para motivar más al alumnado y por lo tanto mejorar su desempeño, pero podría conseguirse el efecto contrario.

Hay múltiples experimentos en los que se ha visto cómo una recompensa muy alta puede inducir a un estrés tan elevado que el desempeño de los voluntarios cae en picado. En uno en concreto, se pedía a una serie de voluntarios que resolvieran un circuito de diferentes tareas relacionadas con la puntería y la inteligencia. Diferentes voluntarios tenían la posibilidad de ganar una recompensa mayor o menor. Los resultados mostraron cómo aquellas personas que optaban a un premio mayor obtenían resultados más pobres.

Es probable que estos participantes estuvieran distraídos tanto por la posibilidad de no ganar la recompensa como por la idea de estar alimentando su propio estrés. Tal y como nos ocurre durante las pruebas más importantes, la necesidad de prestar atención tanto a la tarea como a nuestro propio estado y al posible resultado que va a tener hacerlo bien o mal produce una sobrecarga cognitiva de la que es difícil salir.

En general, parece que esto no ocurre sólo con las recompensas altas, sino también bajo la amenaza de pérdidas o castigos. Los exámenes muestran estas dos caras del sistema de incentivos, al tener consecuencias positivas y negativas, y además tienen la peculiaridad de no tener nada que ver con las situaciones en las que la fuerza explosiva o la huida se vuelven la única solución viable. La clave de todo esto es encontrar la manera de llegar al nivel óptimo de estrés: el suficiente como para estar atentos a lo que se nos pide sin que se nos vaya de las manos la reacción hormonal en cadena.

5 trucos para evitar los nervios antes de un examen

  1. El día antes del examen

El día anterior a la prueba, lo ideal es no abrir ningún libro . No debes estudiar: simplemente dedícate a otras actividades que permitan que tu mente se relaje. Intentar estudiar el día antes del examen puede conducirte a aumentar la tensión que sientes, y tu cerebro no está preparado para empaparse de conocimiento bajo esas circunstancias.

En cuanto a los minutos antes de la prueba, el consejo va por la misma línea: aunque es frecuente que veas a todos los estudiantes repasando a última hora sus notas y apuntes mientras esperan que se inicie  formalmente la prueba, muchos de ellos no son conscientes que esto solo les reporta un estado de ansiedad mayor. Además, es altamente probable que no puedas aprender nada nuevo en esos cinco o diez minutos de repaso: piensa que tu preparación ha de haber empezado semanas y hasta meses atrás, y todos los conocimientos e información que has ido adquiriendo están bien consolidados en tu cerebro.

  1. Sé puntual

No te olvides de la importancia de ser puntual, y más en este día de examen. Si llegas al centro temprano, tendrás un tiempo extra para preparar tus herramientas, y en caso de que surja algún imprevisto tendrás margen de maniobra y podrás solventarlo. En caso de que llegues tarde al centro, tu sensación de nervios aumentará, desde el momento en que sales estresado de casa viendo que vas con el tiempo justo, pasando por el instante en que llegues al centro con prisas: esto repercutirá negativamente en tu estado mental durante el examen. Además, ten en cuenta que en la mayoría de facultades e instituciones donde vas a examinarte, llegar tarde a la prueba puede ser motivo suficiente para que te suspendan directamente.

Por tanto, calcula bien los tiempos (piensa que puede haber imprevistos de todo tipo) y así podrás organizarte mejor para llegar al centro con un margen de tiempo suficiente que te permita estar tranquilo.

  1. Hablar con otros alumnos: cuidado

Durante la espera previa al examen, hay dos tipos de personas: las que se recluyen en sí mismas para meditar o repasar sumariamente algunos apuntes, y las que empiezan a preguntar a los demás y a mostrarse inusualmente comunicativas. Aquí debes hacer una autorreflexión y decidir cuál es la estrategia que es mejor para ti.

Si por ejemplo eres una persona un poco obsesiva y tiendes a ponerte nervioso antes de un examen porque tus pensamientos te secuestran, quizá te convenga entablar algunas conversaciones cordiales con otros alumnos en torno al examen que estáis a punto de hacer: eso puede ayudarte a quitarte los nervios de encima y entrar al aula con la mente más despejada. Por el contrario, si has notado que empezar a hablar con los demás alumnos antes del examen te sumerge en un mayor grado de tensión (no es infrecuente que habléis sobre temas que van a salir en el examen, e igual te da la sensación de que vas menos preparado de lo que creías), plantéate tomar la estrategia contraria y recluirte más en ti mismo, intentando focalizar tu mente en un estado óptimo. Lo ideal es que, sigas una u otra estrategia, trates de estar tranquilo y huyas de las fuentes de estrés.

  1. Piensa sobre dónde vas a ir después del examen

Después de entregar el examen terminado, notarás una sensación de relajación y alivio: la suerte está echada. Si piensas en algo satisfactorio para hacer cuando hayas salido del centro, tu cerebro relativizará la importancia del examen y esto te ayudará a que tus nervios se disipen. De este modo, te será más sencillo responder las preguntas de la prueba más tranquilamente y la ansiedad no te bloqueará.

  1. La importancia de pensar en positivo

Para todas las facetas tu vida en general y para preparar exámenes en particular, es esencial que pienses en positivo. Si te enfocas hacia el logro y trabajas lo necesario para aprobar ese examen al que tanto temes, estarás cimentando tus posibilidades de éxito. La mente tiene un gran poder en la consecución de nuestros objetivos. Confía en tus opciones, estudia lo necesario y así llegarás al examen mucho más calmado y enfocado hacia el éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: