Preparando al hermano mayor para la llegada del bebé

La llegada de un nuevo bebé a la familia puede provocar un montón de cambios repentinos en la vida familiar. Antes de que nazca el bebé, es lógico que los padres dediquen mucha atención y energía a los preparativos del feliz acontecimiento. Y, después del parto, la mayor parte de la atención de toda la familia se centrará en colmar las necesidades básicas del recién nacido.

Todos estos cambios pueden ser difíciles de sobrellevar para el herman@ mayor. No es nada raro que los hermanos mayores acumulen resentimiento contra el recién nacido por haberles desplazado del centro de atención, usurpándoles el lugar central en la vida familiar, y que reaccionen ante semejante cataclismo portándose mal.

Los padres puede adoptar algunas medidas para ayudar a su hij@ a sobrellevar lo mejor posible todos estos cambios. Explicándole el embarazo con un lenguaje comprensible y que tenga sentido para él/ella, teniendo mano izquierda e incluyéndolo en el cuidado del recién nacido, podrá hacer mucho más llevadero el proceso de transición para toda la familia.

Durante el embarazo

No hay una forma correcta o incorrecta de explicarle a un niño/a que va a tener un hermanito. Tampoco hay un momento que sea universalmente apropiado para explicárselo, aunque, cuanto más tiempo le dé a su hijo/a para hacerse a la idea, mejor.

A la hora de informarle sobre el embarazo, déjate guiar por lo cómodo que te sientas hablando sobre el tema y por el grado de madurez del niño/a.

Es una buena idea adaptar las explicaciones al lenguaje del niñ@. Por ejemplo, si tiene un hijo/a en edad preescolar, es posible que todavía no domine demasiado el concepto de tiempo, de modo que para él no tendrá demasiado sentido que le digan que el bebé llegará dentro de nueve meses. Puede ser más útil explicarle que el bebé llegará en determinada época del año, como en invierno o cuando haga frío fuera.

En lo que refiere a lo detalladas y específicas que deben ser las explicaciones que le des a tu hijo/a, lo mejor es dejarse guiar por las preguntas del niño/a. Por ejemplo, un niño/a de cuatro años puede preguntar: ¿De dónde vienen los bebés? Por raro que parezca, es muy probable que no le interese en qué consiste la reproducción sexual y que tan sólo quiera saber por donde salen literalmente los bebés. Probablemente se contentaría con una respuesta como: “Los bebés vienen del útero, que está dentro del vientre de mamá”. Si el niño/a quiere que le den más detalles, ya lo preguntará.

Si su hij@ muestra interés por aprender más cosas sobre su futuro hermanito, pueden realizar juntos diversas actividades para fomentar ese interés, como:

-ver fotografías de cuando él/ella era un bebé
-leer libros sobre cómo nacen los bebés
-visitar amigos que tengan bebés
-preparar juntos la bolsa para el hospital
-pensar en posibles nombres para el bebé
-dejarle que le acompañe al médico para escuchar el latido del corazón de su futuro hermanit@

En el caso de que el hij@ mayor una vez pasado un año continúe con celos hacia el bebé, sería interesante consultar con un profesional.

Comparte Psicólogos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: