¿Te preocupas por lo que piensan los demás de ti?

¿Eres una persona que da demasiada importancia a lo que piensan los demás sobre tus actos? ¿Tiendes a dar muchas vueltas a como hacer las cosas para que no piensen mal de ti? ¿No haces lo que realmente deseas?

A continuación te presentamos una metáfora que te ayudará a mitigar estos pensamientos.

EL BURRO

“Había una vez un matrimonio con un hijo de doce años y un burro. Decidieron viajar, trabajar y conocer mundo. Así, se fueron los tres con su burro y pasaron por 5 pueblos.

Pero al pasar por el primer pueblo, oyeron que la gente comentaba: ‘¡Mira ese chico mal educado! Él, arriba del burro y los pobres padres, ya mayores, llevándolo de las riendas!’ Entonces, la mujer le dijo a su esposo: ‘No permitamos que la gente hable mal del niño.’ El esposo lo bajó y se subió él.

Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: ‘¡Mira que sin vergüenza ese tipo! Deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy cómodo encima’.
Entonces, tomaron la decisión de subir a la mujer al burro mientras padre e hijo tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: ‘¡Pobre hombre! Después de trabajar todo el día, debe llevar a la mujer sobre el burro. Y pobre hijo… ¡qué le espera con esa madre!’
Se pusieron de acuerdo y decidieron subir al burro los tres para comenzar nuevamente su peregrinaje.

Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que sus pobladores decían: ‘¡Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!’

Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro. Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían sonrientes: ‘¡Mira a esos tres idiotas: caminan cuando tienen un burro que podría llevarlos!”

Preguntas y enseñanzas para meditar:

¿De qué me sirve preocuparme en exceso por lo que los demás pueden pensar acerca de lo que yo haga?

¿Puedo evitar que haya personas que piensen, incluso mal, de lo que yo haga?

¿Merece la pena agobiarse por lo que pasa en las cabezas ajenas? Haga lo que haga siempre habrá alguien que considere que lo que hago se podría hacer de otra forma, es inevitable.

En cualquier caso, si alguien piensa u opina mal de mí es asunto de esa persona. ¿Qué consigo dándole vueltas y más vueltas? ¿Logro que la gente piense de otra manera o piense bien de mí?

¿Cuántas oportunidades de la vida me pierdo por no hacer lo que quiero porque me preocupa en exceso lo que los demás pueden pensar u opinar?

Comparte Psicólogos

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: