Cómo recibir críticas

Al igual que en otras entradas de nuestro blog en las que te contamos cómo decir que no (http://compartepsicologos.com/2014/07/08/como-decir-no/) o los derechos asertivos (http://compartepsicologos.com/2014/05/22/por-que-nos-cuesta-tanto-expresar-nuestra-opinion/), te seguimos ayudando en situaciones sociales que suelen resultar complicadas y que con unas sencillas instrucciones podemos aprender a manejarlas.

Aunque hacer una crítica es difícil, normalmente recibirla es todavía más. Cuando hacemos una crítica podemos escoger el momento, utilizar estrategias para controlar nuestras emociones e incluso prepararla con antelación. Todo esto es imposible cuando recibimos una crítica.

Existen varias formas automáticas de reaccionar ante las críticas que más que ayudarnos, complican nuestras relaciones sociales.

  • La primera es contratacar. Reaccionar criticando o descalificando al interlocutor y a ser posible con mayor dureza. El resultado inevitable de esta estrategia es la discusión y el enfado.
  • Una segunda forma de reaccionar es negar la crítica, independientemente de si estamos de acuerdo o no, pero esto tampoco hace que tus relaciones interpersonales mejoren.
  • Finalmente, una tercera manera de afrontar la crítica, es aceptarla sin más, sin ni siquiera analizar si estás de acuerdo con ella y, además, interpretar el supuesto error como una muestra significativa de tu falta de valía, lo que provoca culpabilidad, tristeza… Si las primeras emociones que sientes son éstas, intenta pensar que mientras no se demuestre lo contrario, el contenido de la crítica que estás recibiendo expresa la opinión de la otra persona, pero no necesariamente la realidad objetiva.

Objetivos:

  • Desensibilizarse frente a las críticas: cambio de actitudes defensivas. Debemos aprender a no entender las criticas como un ataque directo.
  • Aprender y practicar técnicas asertivas: banco de niebla, interrogación negativa, aserción negativa, etc.
  • Aprender y practicar el recibir críticas de forma adecuada, en función de las diferentes situaciones y objetivos.

Condiciones previas:

  • Es necesario saber interpretar correctamente una situación en la que te parezca que estás siendo criticado. Tienes que saber discriminar lo que es verdadera crítica y lo que es una mera interpretación tuya.
  • También es necesario saber evaluar cuándo una crítica está siendo emitida con mala voluntad (en cuyo caso tendrías que saber defenderse asertivamente) y cuándo se trata de una crítica constructiva (en cuyo caso la reacción iría más encaminada a evaluar si la otra persona tiene razón y/o cómo responder a ello).

Comunicación no verbal:

  • Es muy importante, a la hora de responder a una crítica, el tono que utilicemos, ya que la persona que esté criticando no tiene que sentirse agredida. Si esto ocurre, la conversación acabaría en una discusión o una competencia de agresiones mutuas que no llegaría a ninguna parte. El tono de la respuesta debe ser, por tanto, lo más neutro y aséptico posible.

 Comunicación verbal:

Veamos las estrategias más comunes que existen para responder a la crítica.

Componentes de cómo recibir una crítica:

  • Escuchar la crítica sin interrumpir.
  • No contratacar con otra crítica (evitar la escalada).
  • Dedicar un momento a: Relajarnos y respirar hondo. Darnos autoinstrucciones: calma, tranquilo,…
  • Definir nuestro objetivo, en función de que:
    • La persona o la crítica son importantes.
    • La crítica es verdadera y decido cambiar.
    • La persona o la crítica no me interesan.
    • La crítica es verdadera, pero decido no cambiar.
    • La crítica no es verdadera.

 La persona  o la crítica son importantes.

– Interrogación negativa: Mediante preguntas, obligar al interlocutor a dar más información y más específica, con un doble objetivo: Agotar la crítica si es manipulativa y no tiene razón o enriquecernos con ella si es justificada.  Pedir clarificación y no permitir respuestas vagas o negativas. No permitas que el otro generalice su crítica a otras situaciones o a otras facetas de tu personalidad.

Ejemplos: ¿Qué hay de malo en…?

      ¿Qué quieres decir con…?

                ¿A que te refieres exactamente cuando dices…?

                ¿Podrías explicarte mejor cuando dices…?.

                ¿En que cosas te parece que…?

– Empatizar, entender al otro  o ponernos en su lugar.

 La crítica es verdadera y decido cambiar.

– Aceptar la verdad:

Aserción negativa: Si al oír la crítica y entenderla, estamos de acuerdo en su contenido, lo asertivo y honesto sería reconocerlo. Cuando así lo hacemos estamos utilizando la aserción negativa. Sería aceptar la crítica sin adoptar actitudes defensivas, sin justificarnos, sin enfadarnos y, por supuesto, sin hundirnos o sentirnos excesivamente culpables. Implicaría reconocer que hemos cometido un error y que somos responsables de ello si creemos que tiene razón, enfrentarnos y aceptar nuestros errores o aquellos que los demás nos señalen como tales, de una manera asertiva, sin justificarnos, disculparnos o sentirnos culpables:

Ejemplos: “Es verdad…”

                “Tienes razón…”

–  Convenir con la posibilidad: “Es posible, puedes que tengas razón…”

– Si consideramos que hay algún dato que la otra persona desconoce y que es importante para comprender la situación, explicárselo. No utilizar excusas o justificaciones.  Explicar el por qué “no lo hice porque…, hice esto porque…”

– Dar alternativas de solución al problema (si las hubiera). Expreso mi deseo de cambio: concreto en qué.

La persona  o la crítica no nos interesan.

– Reconocer la opinión del otro.

– Si la situación se alarga demasiado: Retirada progresiva de señales verbales y no verbales (contacto visual…) y salir de la situación.

 La crítica es verdadera, pero decido no cambiar.

– Reconocer el comportamiento o la posibilidad de que pueda molestarle al otro (empatizar).

– Evita justificarte.

– Expresar claramente el objetivo, “no voy a cambiar porque…”

– Plantear alternativas.

 La crítica no es verdadera.

– Explicar claramente nuestro punto de vista y porqué creemos que no tiene razón.

– Añadir información si consideramos que el otro desconoce algún dato relevante de la situación.

– Autoafirmarmos en nuestra opinión: “no es cierto…” y, repetirlo, si es necesario las  veces que hagan falta.

– Mediante expresiones ambiguas, reconocer que algo de la crítica de la otra persona podría ser cierta. En este sentido sería como correr una cortina de humo o niebla entre el interlocutor y nosotros mismos. Por ejemplo, ante la crítica “ese pantalón que te has comprado es horroroso”, un banco de niebla podría ser: “ya, comprendo que a ti no te guste”. Al utilizar esta expresión es muy importante controlar las variables paralinguísticas y no verbales. La palabra clave es normalidad. El volumen y la entonación de voz, el volumen del habla y el ritmo de habla deben ser totalmente neutros, al igual que la expresividad del rostro. Esta estrategia se recomienda solo en el caso de críticas deshonestas, es decir, ante aquel tipo de personas a las que les gusta reírse de los demás haciendo comentarios hirientes o despectivos. El mensaje que subyace es “no me afecta, si ni siquiera me importa lo que me estás diciendo”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: