TDAH. Preguntas y respuestas

En los últimos años el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad se escucha en los medios de comunicación, entre los profesores, entre los padres en el colegio, al médico de atención primaria…. Como muchos problemas, se conoce su nombre y existencia, pero al no saber exactamente qué significa y qué repercusiones tiene, nos asusta y se crea desconocimiento. Te ayudamos a entender los aspectos más importantes.

1. ¿Qué  es  la  hiperactividad  infantil?

En la actualidad se considera como un trastorno de conducta, caracterizado básicamente por la imposibilidad de mantener la atención en una situación durante un período de tiempo razonablemente prolongado, junto a movimientos frecuentes de manos, extremidades,…

Te presentamos las características más destacadas:

  • Una actividad motriz excesiva (se mueven constantemente y mucho más que lo “normal”). Además, su movimiento no parece justificado por la necesidad de hacer algo; parece que “se mueve por moverse”.
  • Una importante dificultad para poner atención a las situaciones: lo que ven o escuchan. Atienden con interés durante unos períodos de tiempo muy breves, insuficientes para analizar las diversas situaciones u objetos con detenimiento y eficacia.
  • Una gran impulsividad o falta de reflexividad, que se pone de manifiesto cada vez que tienen que responder a una pregunta o tomar una decisión. Lo hacen siempre o casi siempre, sin “pararse a pensar antes de actuar” o bien, lo hacen con “la primera idea que se les ocurre”.
  • Suelen abandonar lo que están haciendo sin haberlo terminado. Empiezan cosas y no las terminan: juegos, tareas escolares,…
  • Su falta de atención les dificulta aprender muchas cosas, por eso pueden presentar retrasos generalizados en su desarrollo: social, escolar, personales, etc..
  • Escolarmente pueden tener problemas de relación con sus profesores y compañeros, suelen leer y escribir mal o cometer errores en las tareas, al requerir de mucha atención para llevarlo a cabo
  • Suelen perder u olvidar dónde han dejado sus cosas; juguetes, materiales escolares,…
  • Sus movimientos suelen ser bruscos, rápidos y, consecuentemente, torpes: rompen cosas sin querer, tropiezan, se golpean, ….
  • Hay tres tipos diferentes: predominio de trastorno en la atención, predominio de trastorno por hiperactividad y la combinación de ambos.

2. ¿A cuántos niños afecta?

El porcentaje depende de los estudios, pero está establecido que lo padecen entre el 3 y el 5% de la población, con mayor proporción de niños que de niñas.

3. El niño hiperactivo, ¿nace o se hace?

El TDAH se pone de manifiesto desde el primer año de vida, aunque resulta difícil confirmar tal diagnóstico hasta los 3-4 años de edad.

Como todos los niños hiperactivos, correctamente identificados a partir de los seis años de edad, presentaron su conducta problemática desde el primer año de vida, se considera un trastorno de base biológica.

La hiperactividad no tiene ninguna relación  con factores ambientales, tales como alimentación  o  educación  inadecuadas.

4. ¿Todos los niños hiperactivos presentan los mismos problemas?

Suelen compartir las características más relevantes del trastorno, como la dificultad de atención, la impulsividad y los movimientos excesivos, pero no se  manifiestan en todos los casos de igual modo y puede haber muchas diferencias entre cada niño. Otros aspectos colaterales: problemas de conducta, de aprendizaje, etc., son diferentes en cada caso ya que dependen de muchos más factores.

5. ¿Con un tratamiento adecuado el niño hiperactivo deja de serlo?

El TDAH es un trastorno que convive con la persona durante toda su vida. Sin embargo, dependiendo de las ayudas profesionales y familiares que reciban pueden aprender a vivir con ello y desenvolverse con gran eficacia y éxito social y profesional en la vida como cualquier persona sin el trastorno.

6. ¿Qué ocurre si el niño hiperactivo no recibe  asistencia profesional adecuada?

El futuro de un niño con TDAH que no reciba asistencia profesional adecuada es impredecible, ya que el resultado evolutivo dependerá de otros importantes factores, entre ellos, su capacidad intelectual, el estilo educativo de sus padres y el estilo educativo de sus profesores. Por ejemplo, la probabilidad de que el niño fracase escolarmente aumenta si los padres o profesores no atienden de forma adecuada sus dificultades.

7. ¿El  niño  hiperactivo  tiene  una  lesión  cerebral,  un tumor,  un daño…?

No tiene ningún  daño físico. Su cerebro es de aspecto absolutamente normal. El daño está en el funcionamiento de la atención, que como muchos procesos cognitivos superiores como la memoria o el razonamiento, implican muchas áreas cerebrales y una interacción de muchos aspectos.

8. ¿Cualquier niño inquieto puede tener TDAH?

Rotundamente no. Muchos estudios y profesionales están manifestando que hoy en día hay un sobrediagnóstico de este problema, con lo que se etiqueta a más niños de los que realmente tienen el trastorno.

Hay que ser cuidadoso, ya que a veces, en cuanto un niño no está todo lo quieto que nos gustaría se tiende a decir que “es hiperactivo”, cuando en realidad está más relacionado con la paciencia de los adultos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: